17.3.08

UNA HORA, DOS COPAS, TRES RAYAS, ESTAS PALABRAS

José María de la Quintana publica en la Colección Soma de Amargord Blanca Doble (Los cuentos de la cocaína)


Todos los relatos que componen Blanca doble, excepto uno, se han escrito después de una ingesta y cuentan los sucesos a posteriori, cambiando lo que haya que cambiar. En casi todos ellos, el autor lo que intenta es lograr que se vean los efectos que causa la cocaína en una conducta normal, entendiendo por normal lo que entendemos por normal, pero también el paisaje de la cocaína, un paisaje mental y objetivo. En el último cuento explícitamente ensaya los efectos de la cocaína en directo, hecho casi imposible, pues como afirma de la Quintana es muy difícil escribir “puesto”. Ustedes lo saben o se lo dice él.

El editor de Ediciones Amargord, José María de la Quintana, realiza en Blanca Doble (los cuentos de la cocaína)un ensayo sobre la transformación de la consciencia bajo tomas de esta sustancia. Se basa en la sospecha de tener al menos dos cerebros, uno diurno y otro nocturno; éste funciona de forma más directa, empática, y es más antiguo. Con la coca, afirma, accedemos más fácilmente a su interior hormonal y neuronal, y tiene muy poco que ver con el diurno aunque el nocturno ha evolucionado hacia el diurno pero ambos siguen estando ahí, “siguen siendo yo”. Para ello se ha atrevido al viaje y sus “cuentos”.

Dieciséis de los diecisiete relatos se han escrito después de una ingesta y cuentan los sucesos a posteriori, cambiando lo que haya que cambiar. En el último cuento “Una hora, dos copas, tres rayas, estas palabras” explícitamente ensaya los efectos de la cocaína en directo, hecho casi imposible. Es muy difícil escribir “puesto”, ustedes lo saben o yo se lo digo. No falta cierta ironía en el subtítulo: “cuentos”, referido a narraciones que lo son, pero también a engaños que lo son también pero con la propia subjetividad.

Si, como dice el gran neurobiólogo colombiano R. Llinás, “la subjetividad es soluble en anestésico local”, el efecto de la cocaína en el cerebro, su engaño, queda manifiesto en estos cuentos, donde se entrecruza la historia, “Las crisis de la historia”, con la realidad mágica, “¿Quién peina a Elena?, El hada de la montaña”, y el submundo madrileño nocturno, “Esa noche no salimos” como si siempre estuviéramos de viaje, como por otra parte ocurre con “La Odisea”, de Homero o de quien o quienes fueran, considerada como la primera novela de Occidente, en la que se trata de volver a casa, aunque el viaje de vuelta dure veinte años.

Aquí pasa lo mismo, volver, llegar es también la meta, como si el efecto de la cocaína en uno hiciera de navegación, de viaje errabundo, fuera de lo que propiamente es de uno, su hogar, su casa. También retos intelectuales y/o místicos, con “Las condiciones del pájaro solitario”, o la perversa “Venus de la coca”. Un libro que reta con su novedad más absoluta a todos aquellos que piensan que escribir es un hecho racional y objetivo que no pasa por el sumergimiento a los infiernos de la mente drogada y su esquizofrenia por soportar ambas vidas con belleza al llevarlas a la literatura, a este Blanca doble, como si la vida fuera una apuesta y sus “cuentos”, la noche que nunca falla, la jugada maestra que gana la partida. Pero falta un detalle y como quien apuesta dentro de su engaño alcanza “en balbuceo” su última ingesta.



J.M. de la Quintana ha escrito libros de poesía, ensayo y narrativa, como Amargord, El ángel de la noche, Todas direcciones, El bosque elegido, Los pasos de la noche, El idioma de los sentimientos, Guía del perfecto noctámbul@ y Buenos días Inés, que siempre se llamó La mujer jaguar.


Fotografía: Carlos Abel Robles

DESPUÉS DE TODO (EPÍLOGO DE BLANCA DOBLE)

El amor, los sentimientos, las emergencias espirituales y físicas, el vuelo de la palabra sobre el papel crean imágenes en nosotros, son nuestros hacedores; la noche y sus consecuencias entendidas desde el punto de vista del “coquero” de ciudad a finales del siglo XX o principios del XXI han creado estas situaciones, diría, este cerebro. No he querido adornar literariamente ni escribir mejor algunas situaciones; eso pertenece al otro cerebro, al diurno. He preferido narrarlas exclusivamente desde el nocturno, más limitado racionalmente pero mucho más emotivo y empático, más dispuesto a entregar el cuerpo y vida. Y eso me deja más relajado y tranquilo. Si me preguntaran si la aventura con la coca ha sido o es positiva o buena, la respuesta dependería de cual de ellos se use en ese momento. Y con la autoridad que me da el fracaso (del poeta) respondo con Ibn Quzman: arrepentirme es algo que nunca se me ocurrió. Y después de todo he encontrado amor como para llenar el mundo con su belleza, derramada una y otra noche hasta pasar con mucho los cinco millares. Buenas noches.

J.M. de la Quintana


Al hilo de lo dicho nos encontramos ante una obra tremendamente original ya que el excelso horizonte de ebriedad apuntado viene dado y es investigado a través de la ingesta de cocaína, droga satanizada, degradada y vulgarizada donde las haya. El autor, sabiendo dejar de lado el lodazal inducido por el mercado negro, reflexiona creativamente sobre sus experiencias con la cocaína, experiencias en las que se muestra esa desnudez de lo humano que es vida, vida sublime y carnal: eros.

El resultado de este ejercicio creativo me recuerda a esa literatura beatnick capaz de divisar desde las praxis del exceso y desde la quiebra de todo ídolo interior y de todo convencionalismo ese remanso continuo, lleno de vida, de la Nada-que-acoge. Estamos pues ante un ejercicio de experimentación literaria y de experimentación con el propio cuerpo y sus potencias. Una zambullida en el misterio de la vida a través del tránsito drogado de paisajes diversos. Como dijera Baruch Spinoza: “Si supiéramos lo que puede un cuerpo”…


José Carlos Aguirre


Blanca doble (Los cuentos de la cocaina)
Autor: José María de la Quintana
Colección SOMA
Dirección colección: Javier Esteban y José Carlos Aguirre
Ediciones Amargord
Diseño: Álvaro Cal di Segni
Ilustración de portada: William Blake
ISBN: 978-84-87392-61-0
Primera edición: 2007
Precio: 10 €

Nota enviada el 18/03/2008